lunes, 11 de junio de 2012

DISCO DURO

El Disco Rigido, cuyo nombre en inglés es Hard Disk (HD), sirve para almacenar datos permanentemente o hasta que éstos sean removidos. Físicamente, los HDs están constituidos por discos. Éstos son divididos en pistas y éstas son formadas por sectores. Una agrupación de sectores en relación con otros discos es llamado de cilindros. Los HDs pueden almacenar hasta centenares de gigabytes. La velocidad de acceso a la información de los discos rígidos depende de la velocidad en que éstos giren. El estándar más común son los discos rígidos de 5.900 rpm (revoluciones por minuto), 7.200 rpm y 10.000 rpm.

Para que sean usados por la computadora, los HDs necesitan una interfaz de control. Las existentes son del tipo IDE (Intergrated Drive Electronics), SCSI (Small Computer System Interface) y SATA (Serial ATA).

Un pequeño detalle: los HDs también pueden ser llamados de " Winchester", sin embargo, ésta es una denominación que ha caído en desuso.

Como es sabido por todos los usuarios de PCs, desde el más avanzado hasta el que recién se inicia en el mundo de la computación, el disco rígido es uno de los componentes más importantes de nuestro equipo, ya que nos permite almacenar nuestros datos de manera permanente.

Como hemos visto en otro artículo, las computadoras utilizan parte de la memoria RAM para resguardar temporalmente la información que está siendo procesada en la PC. No obstante, al apagar el equipo, todos esos datos se perderán.

Asimismo, el propio sistema operativo que se utilice en la PC y todas las aplicaciones que hayamos instalado, se guardarán en el disco rígido, con el fin de que estén allí cada vez que iniciemos nuestra computadora.

HISTORIA

Uno de los primeros discos más similares a los que conocemos hoy en día fue creado por la compañía IBM en el año 1979, y se trataba del modelo 62PC, denominado "Piccolo", el cual sólo poseía 64.5 Mb de espacio de almacenamiento.

No obstante, el primer disco rígido de la historia fue el IBM 3501, también denominado Ramac I, fabricado por la empresa en el año 1956. A pesar de que sólo podía almacenar hasta 5 Mb de datos, su tamaño era gigantesco, ya que pesaba una tonelada y sus dimensiones eran similares a las de una heladera hogareña.

Fue sobre todo en la década de los 90s, y tras una serie de importantes descubrimientos realizados por distintos investigadores en el campo de la informática, que comenzaron a ofrecerse discos rígidos que poseían cada vez mayor capacidad de almacenamiento.
A mediados de la dicha década, los discos experimentaron el cambio de poder almacenar megabytes (Mb) a poder almacenar gigabytes (Gb), y en la actualidad se comercializan discos que poseen una capacidad de almacenamiento de más de un terabyte (Tb), es decir un millón de megabytes, lo que nos da la pauta de que no existen límites para el futuro. 

En la actualidad, no solo se ha reducido notablemente el tamaño de este tipo de dispositivos, sino que la tecnología con la que trabajan ha cambiado de manera considerable, ofreciendo cada vez mejores soluciones a los usuarios de computadoras. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada